La salud empieza en el trabajo

Existen diferentes causas que pueden conllevar a tener lesiones y accidentes laborales, no obstante, diversos estudios han confirmado que la mejor opción para prevenir incidentes leves o graves, es cumplir con las normas de protección de riesgos laborales.

De acuerdo con datos recientes suministrados por el Instituto Nacional de Estadística en 2020, el 3,7% de los trabajadores sufrió un accidente de trabajo durante su jornada laboral. Estas lamentables cifras solo evidencian la importancia de contar con EPI y vestuario laboral resistentes y de calidad en el lugar de trabajo.

 

¿Cuáles son los tipos de accidentes laborales más comunes?

La salud y la seguridad en el trabajo es un tema que aún en la actualidad continúa siendo objeto de estudio y de debate en la sociedad. Esto se debe, principalmente, a las terribles consecuencias, tanto para la vida del trabajador como para la empresa, que puede dejar un accidente laboral.

En este sentido, las normas de prevención de riesgos laborales constituyen una herramienta imprescindible para que las empresas y los trabajadores disfruten de un menor riesgo de incidentes laborales. 

Entre las causas más comunes de accidentes laborales en España se encuentran:

  • Desgarros musculares

Los sobre esfuerzos físicos pueden llegar a afectar a varias zonas del cuerpo

  • Estrés laboral y ansiedad

Aunque es uno de los síntomas que menos se tienen en cuenta, todos los trabajadores están expuestos a experimentar altos niveles de estrés y ansiedad por cumplir con plazos de entrega

  • Caídas o tropiezos

Las caídas, tropiezos o resbalones son muy frecuentes en los entornos de trabajo poco seguros. Este tipo de incidentes pueden producirse por utilizar calzado inapropiado, si la iluminación del lugar de trabajo es ineficiente, si las superficies son resbaladizas, entre otros.

  • Contacto con líneas de transmisión eléctrica

Se estima que de promedio, ocurren alrededor de 5 contactos con la red eléctrica cada día. Estos accidentes tienen su origen en instalaciones deficientes, así como en la falta de equipos de protección o de señalización.

  • Golpes

En ocasiones, los golpes se producen porque el mobiliario en el que trabaja el empleado pierde la estabilidad por fallos en su montaje.

Importancia de la salud y la seguridad en el trabajo

Desacatar las normas de protección de riesgos laborales puede derivar no solo en cuantiosas pérdidas económicas, también puede conducir a lamentables pérdidas de la vida humana, de acuerdo con la gravedad de cada accidente.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), aproximadamente más de 2,7 millones de personas fallecen cada año por causas relacionadas con accidentes laborales. En este sentido, el organismo internacional define los accidentes laborales como aquellos sucesos que acontecen durante una jornada de trabajo, que se dividen en lesiones profesionales mortales y lesiones profesionales no mortales.

En la mayoría de los casos, los accidentes laborales se pueden prevenir, por esta razón, a continuación se presentan algunas de las principales ventajas de cuidar la seguridad y la salud en los centros de trabajo.

Mayor conciencia sobre la seguridad y salud en el trabajo

De acuerdo con estudios recientes realizados por la OIT, el incumplimiento de las normas de protección de riesgos laborales en todo el mundo ha derivado en una carga económica relativa al 3,94% del Producto Interior Bruto.

En este sentido, los cursos de capacitación de personal son ideales para garantizar la seguridad ocupacional en todo momento, esto permite que los trabajadores disfruten de una mejor cultura de trabajo seguro.

Las investigaciones han revelado que cuando las empresas y los trabajadores adquieren conciencia de la importancia de conservar la seguridad en el trabajo, el porcentaje de accidentes y lesiones disminuye considerablemente.

Aumentar la productividad

No hay mejor incentivo para permanecer concentrado y ser más productivo o creativo, que estar a gusto en el lugar de trabajo. Cuando las normas de prevención de riesgos laborales no se cumplen, los trabajadores se sienten desprotegidos y sin confianza.

Para que los empleados trabajen de forma eficiente y sin ningún inconveniente, es necesario que las empresas escuchen y consideren las opiniones ante una tarea potencialmente peligrosa. Asimismo, el nivel de productividad y la calidad del trabajo aumentan cuando los trabajadores están seguros de que su vida y su salud están a salvo en el centro de trabajo.

Ayudan a ahorrar tiempo y dinero

Al promover las normas de protección de riesgos laborales, los trabajadores utilizan de forma óptima las herramientas y las maquinarias en la empresa. De esta manera, un empleado no pone en riesgo su salud, ni la de los demás compañeros.

Al disminuir el número de lesiones y accidentes en el lugar de trabajo, también se reduce el absentismo laboral y los costes que supone la paralización parcial de la producción. En este sentido, las buenas prácticas en seguridad y salud pueden ayudar a la empresa a ahorrar mucho dinero.

Fortalece la salud mental

Aunque parezca obvio, la seguridad, así como la entrega y uso obligatorios de equipos de protección individual, constituyen elementos de gran importancia para la salud mental de los trabajadores.

El sentimiento de seguridad que despierta contar con el equipo apropiado y un entorno libre de riesgos, permite que los empleados puedan regresar sanos y salvos a sus hogares después de una jornada laboral.

Entre los principales factores que dejan al personal rápidamente fatigado, con estrés laboral y otras afecciones mentales, se encuentran las demandas y los plazos de entrega imposibles de cumplir, el poco reconocimiento del trabajo o las jornadas extensas, entre otros.

¿Cómo disminuir los accidentes laborales?

Los empleadores están obligados por ley a proporcionar a los trabajadores un entorno seguro y libre de riesgos para su salud. De hecho, el Decreto Ley 31/1995 establece que las empresas deben suministrar equipos de protección individual de alta calidad y resistencia a los empleados.

Los trabajadores no deben dejar de utilizar en su lugar de trabajo equipos como: cascos de obra, gafas de protección, chalecos salvavidas, protección auditiva, respiratoria o facial, de acuerdo a cada sector.

Como se puede ver, las normas de protección de riesgos laborales están diseñadas para hacer más seguro cada lugar de trabajo. Por esta razón, no deben faltar los equipos de protección necesarios para garantizar la salud de cada empleado de la empresa.

Logotipo enterat.com
contacto · aviso legal · privacidad · cookies