El cigarillo electrónico para dejar de fumar

Los cigarrillos electrónicos son dispositivos manuales que funcionan calentando un líquido que suele contener nicotina o aromas, o solamente aromas, mediante la utilización de una resistencia, hasta que ese líquido se convierte en vapor que es aspirado por el usuario. En caso de que este líquido contenga nicotina, el cigarrillo electrónico permitirá inhalarla en forma de vapor, en lugar de inhalar el humo del cigarro. En este proceso, el cigarrillo electrónico no quema tabaco, por lo que las personas que lo fuman, no están expuestas a los mismos niveles de sustancias químicas que con los cigarrillos tradicionales, y mediante su uso dejan de fumar. Los cigarrillos tradicionales contienen gran cantidad de sustancias químicas que pueden causar enfermedades tanto a las personas que lo fuman, como a las personas que se encuentran a su alrededor, los denominados fumadores pasivos.

Los líquidos para dejar de fumar se componen de propilenglicol y glicerina vegetal, y pueden contener distintas cantidades o niveles de nicotina, así como no contener nicotina. El propilenglicol es un líquido insípido, incoloro e inoloro que, además es miscible con agua. Y la glicerina natural es un líquido transparente elaborado con los aceites de palma, coco y soja.

Si es usted fumador, lo mejor que puede hacer como persona fumadora, es dejar de fumar. En la actualidad, muchas personas utilizan los cigarrillos electrónicos como ayuda o complemento para dejar el hábito del cigarrillo, principalmente mediante la utilización de cigarrillos electrónico con nicotina, o alternando ambos hábitos, el del vapeo y el del cigarrillo tradicional, en los distintos momentos del día.

Según un reciente estudio realizado entre personas fumadoras en el que se emplearon distintos métodos para dejar de fumar: cigarrillos electrónicos con nicotina, cigarrillos electrónicos sin nicotina, tratamiento de reemplazo de nicotina, como por ejemplo los parches de nicotina, así como otro grupo que recibió únicamente apoyo conductual. De entre todos ellos, se demostró que el grupo que obtuvo un mayor porcentaje de éxito en su intención de dejar de fumar, fue aquel grupo en el que se utilizó el cigarrillo electrónico como método de apoyo para lograr su propósito.

Pasarse a los cigarrillos electrónicos podría aumentar hasta en 8 veces las posibilidades de éxito de dejar de fumar, según Businessinsider, en relación a un estudio realizado por JAMA Network Open. Los resultados de este estudio arrojaron que, pasarse al vapeo sin intenciones de dejar el tabaco, aumentaba la probabilidad de abandonar este más hábito en más de ocho veces, en comparación con los fumadores que no usaron cigarrillos electrónicos. De este modo, los participantes que habían comenzado a utilizar cigarrillos electrónicos a diario durante el periodo de tiempo del estudio, mostraron más probabilidad de estar entre el porcentaje de personas que habían dejado de fumar, frente a aquellos que no vapearon.

La adicción al tabaco se compone de tres componentes: el componente psicológico, el físico y el de comportamiento. Las terapias del reemplazo del hábito del tabaco están diseñadas para ayudar a las personas con el aspecto físico de la adicción. Además suele ir acompañado de un programa que aborde los aspectos psicológicos y de comportamiento.

Algunas de las recomendaciones que acompañan al propósito de dejar de fumar serían el tener productos saludables a mano para ese momento en el que nos pase por la cabeza la idea de fumar un cigarrillo. Por ejemplo: frutas y verduras, frutos secos como almendras o cacahuetes, palomitas de maíz o chicles y caramelos de menta. Así mismo, se recomienda el que seamos capaces de encontrar actividades divertidas a realizar cuando nos apetezca un cigarro. Esto es más bien una cuestión de gustos pero, nos referimos con actividades divertidas por ejemplo a ir al cine, realizar algún tipo de ejercicio o ir al gimnasio, quedar con amigos que no sean fumadores para realizar cualquier tipo de plan, dar un paseo, prepararnos una taza de café o té y disfrutarla, cuidar las plantas que tengamos en casa o introducirnos en un nuevo hobbie como puede ser la pintura o comenzar a aprender a tocar un nuevo instrumento.

De esta manera, mantendremos nuestra mente ocupada en otra cosa que nos genere buenas sensaciones, olvidando por completo esa necesidad de tabaco.

La ventaja de los cigarrillos electrónicos es que podemos encontrar gran cantidad de sabores en el mercado. Pudiendo llegar a entretenernos descubriendo ese nuevo sabor, o probando otros distintos. De esta manera, estaremos entretenidos en el proceso y esto, además, entretendrá nuestra mente y nuestro interés cuando nos apetezca un cigarro tradicional. Además, si lo deseas, también existe el líquido para cigarrillos electrónicos con sabor tabaco.

En definitiva, vapear resulta una manera efectiva de ir introduciendo la nicotina en el organismo durante el proceso de dejar de fumar. Evitando de esta manera la ansiedad, y consiguiendo ir reduciendo poco a poco la cantidad que nuestro cuerpo demanda.

Logotipo enterat.com
contacto · aviso legal · privacidad · cookies