Virus de la gripe 2020 (síntomas, tratamiento y duración)

Virus de la gripe 2020 (síntomas, tratamiento y duración)

Síntomas y duración de la gripe 2020

- Síntomas en personas sanas: alteración de la mucosa respiratoria, que genera de forma brusca fiebre y escalofríos, dolor de cabeza, congestión nasal, molestias de garganta, malestar general, dolores musculares, pérdida de apetito y tos seca.
- Cuánto duran los síntomas: la tos seca puede durar hasta dos semanas o más; el resto de síntomas desaparecen en una semana.
- Mortalidad: la enfermedad puede ser mortal en personas pertenecientes a grupos de alto riesgo.

Diferencias en los síntomas de la gripe y del resfriado

Síntomas Gripe Resfriado común
Fiebre Sí (siempre, superior a 38 ºC y de 3 a 4 días) Generalmente sin fiebre, o poco elevada
Dolor de cabeza Sí (siempre, y bastante fuerte) Raramente
Dolores musculares Sí (siempre, y fuertes) Leves
Tos Sí (habitual, y puede ser importante) De ligera a moderada
Secreción nasal Raramente Sí (abundante)
Estornudos Raramente Sí (frecuentes)
Dolor de garganta Raramente Sí (reseca y dolorosa)
Irritación ocular Raramente Sí (frecuente)
Inicio de la enfermedad Brusco Paulatino, entre 1 y 3 días
Duración 7 días 5-7 días
Recuperación Lenta, el cansancio dura hasta 2 semanas Rápida
Tratamiento Paracetamol para bajar la fiebre y para el dolor de cabeza y muscular, jarabes o pastillas para la tos... Analgésicos para el dolor, mucolíticos para eliminar el exceso de mucosidad, descongestivos para respirar mejor

Cómo es el virus de la gripe (diferenciar del virus del resfriado)

- Qué es la gripe: es una enfermedad infecciosa aguda de las vías respiratorias causada por un virus con elevada capacidad de transmisión de una persona a otra, que se presenta generalmente en invierno de una forma epidémica.
- Capacidad para mutar: tiene una elevada capacidad de sufrir variaciones, lo que implica la aparición de nuevos virus gripales frente a los que el ser humano no tiene protección. La vacuna debe actualizarse cada nueva temporada.
- Tipos de virus gripales: existen los virus A, B, C y D. El virus A es el principal causante de las epidemias, el B se presenta en brotes localizados, el C solo provoca infecciones con síntomas y el D afecta principalmente al ganado. Los virus de tipo A se clasifican en subtipos en función de las combinaciones de dos proteínas de la superficie del virus (H y N), como por ejemplo el A (H1N1) y A (H3N2).
- Forma de transmisión: por vía aérea mediante gotitas originadas al hablar, toser o estornudar. También por contacto al tocar una superficie que contiene virus de la gripe y posteriormente tocarse la nariz o boca.
Fuente: OMS , Ministerio de Sanidad (2020)

Cómo es el virus del resfriado común

- Qué es el resfriado común: es una enfermedad infecciosa aguda de las vías respiratorias causada por múltiples virus con elevada capacidad de transmisión de una persona a otra, que se presenta durante todo el año y provoca inflamación de las vías respiratorias superiores (nariz, garganta, traquea, laringe, senos nasales y oído).
- Gran variedad de virus: hay unos 200 virus respiratorios diferentes que pueden causar el resfriado común, lo que imposibilita la creación de una vacuna.
- Tipos de virus del resfriado: la familia de los rinovirus son los más comunes. Otros virus que pueden causar resfriados son influenza, parainfluenza, respiratorio sincitial, coronavirus, adenovirus, ciertos virus ECHO y los cox- sackievirus.
- Forma de transmisión: por vía aérea mediante gotitas originadas al hablar, toser o estornudar. También por contacto al tocar una superficie que contiene virus del resfriado y posteriormente tocarse la nariz o boca. La exposición al frío, frente a lo que se cree, no se relaciona con más probabilidad de padecer un resfriado. Al contrario, donde más opciones hay de contagio es en espacios cerrados donde se convive con personas contagiadas.
Fuente: OMS , Ministerio de Sanidad (2020)

Tratamientos diferentes para gripe y resfriado

- Tratamiento común para gripe y resfriado: descansar, beber abundantes líquidos (agua, infusiones, zumos, caldos, miel con limón...) y evitar el consumo de alcohol o tabaco.
- Tratamiento específico para la gripe: paracetamol para bajar la fiebre y para el dolor de cabeza y muscular, jarabes o pastillas para la tos...
- Tratamiento específico para el resfriado: analgésicos para el dolor, mucolíticos para eliminar el exceso de mucosidad, descongestivos para respirar mejor...

* Los conocidos como 'antigripales' o 'anticatarrales' (Frenadol, Couldina, Aspirina Complex, Pharmagrip...) llevan varios medicamentos juntos como analgésicos (paracetamol, ácido acetilsalicílico...) mezclados con medicamentos para la tos o para descongestionar la nariz. Consultar al farmacéutico cuál conviene más en función de los síntomas. No dar Aspirina (ácido acetilsalicílico) a niños ni adolescentes, ya que podría provocar un síndrome raro pero grave que se denomina Síndrome de Reye.

¿Quiénes tienen que ir al médico por una gripe?

- Personas pertenecientes a un grupo de riesgo: personas mayores a partir de los 65 años, personas con enfermedades crónicas o sistema inmunitario deficiente, mujeres embarazadas o personas con obesidad mórbida.
- Niños de corta edad: si tienen respiración rápida o dificultad para respirar, erupciones en la piel, síntomas que mejoran al principio pero luego vuelven a aparecer o si no quieren comer o no tienen ganas de nada.
- Personas adultas: al notar dificultad para respirar, dolor o presión en el pecho o abdomen, mareo persistente, estado de confusión o fiebre de más de 38º durante cuatro días.

Campaña de vacunación de la gripe

- Grupos que deben vacunarse: se recomienda la vacunación anual en mujeres embarazadas, niños de 6 meses a 5 años, mayores de 65 años, personas con enfermedades crónicas (cardiovasculares, neurológicas o respiratorias, incluyendo displasia bronco-pulmonar, fibrosis quística y asma) y trabajadores de la salud (ver listado completo).
- Vacunas actualizadas: el Sistema Mundial OMS de Vigilancia y Respuesta a la Gripe (GISRS) hace un seguimiento constante de los virus gripales circulantes en el ser humano. La vacuna antigripal debe ser modificada anualmente, adaptándola a las cepas que se estima circularán en la siguiente temporada. La vacuna de la gripe contiene las tres cepas con más probabilidades de aparecer (dos tipo A y una tipo B).
- La vacuna no provoca gripe: las vacunas no contienen virus vivos y, aunque protegen contra el virus, no pueden prococar la enfermedad.
- Grado de eficacia: en los adultos sanos la vacunación antigripal proporciona una protección razonable. En los ancianos puede ser menos efectiva para prevenir la enfermedad, pero aún así reduce su gravedad y la incidencia de complicaciones y muertes.
- Factores para una óptima eficacia: la efectividad de la vacuna contra la gripe puede variar en función de múltiples factores, como la edad, el estado de salud de la persona que la recibe y la concordancia entre los virus incluidos en la vacuna y los que están en circulación.
Fuente: Ministerio de Sanidad (2020)

Diferencia entre gripe estacional y gripe pandémica

- Gripe estacional: el Sistema Mundial que vigila la evolución de la gripe estudia los virus que circulan en el mundo y realiza una previsión del que se dará en la siguiente temporada, lo que permite crear vacunas contra ese tipo de virus. Además, existe un cierto grado de protección, ya que muchas personas son inmunes por haber estado expuestas a ella anteriormente. En esta gripe los grupos de riesgo están limitados.
- Gripe pandémica: se da por la aparición de un virus nuevo que no ha tenido una circulación reciente en la población humana, por lo que ninguna persona tiene inmunidad y tampoco existe una vacuna. Esto crea una deprotección frente a la enfermedad y ocasiona la propagación del virus por gran cantidad de países. Este tipo de virus puede afectar a cualquier grupo de población fuera de los grupos de riesgo. En el siglo XX solo ha habido cuatro pandemias de gripe (1918, 1957, 1968 y 2007).
- La gripe pandémica de 2009: la última gripe pandémica fue la 'gripe A/H1N1' (2009), que a nivel mediático se conoció primero como 'gripe porcina' y después como 'gripe A'. El origen de este virus fue una mutación de una cepa H1N1, que dio el salto entre especies de los cerdos a humanos, para luego extenderse de persona a persona (en ocasiones el ser humano puede infectarse de virus de gripe porcina o de gripe aviar). Esta epidemia se expandió por muchos países pero su mortalidad y virulencia fueron bajas.
- La pandemia del Covid-19: el SARS-CoV-2 es un nuevo tipo de coronavirus detectado por primera vez en diciembre de 2019, que afecta a las personas provocando la enfermedad COVID-19. No es un nuevo tipo de gripe, aunque tenga algunos síntomas comunes. Este nuevo virus ha provocado una gran pandemia mundial.
Fuente: Organización Mundial de la Salud (2020)

Organismos que vigilan semanalmente la evolución de la gripe

Los antibióticos NO curan la gripe

- Antibióticos: están indicados solo contra una infección bacteriana (bacterias del botulismo, cólera, escarlatina, fiebre tifoidea, lepra, meningitis, neumonía, peste, tétanos, tos ferina...), no contra una infección vírica (virus del catarro, gripe...).
- Resistencia a los antibióticos: la población empieza a desarrollar resistencia a los antibióticos, debido a su mal uso. Por ello, el Ministerio de Sanidad desarrolla en España campañas periódicas de concienciación para que no se tomen por catarros o gripes. Casi 3.000 personas mueren al año en España por resistencias al tratamiento con antibióticos.
Fuente: Plan Nacional Resistencia Antibióticos (2019)

¿Necesitas atención médica AHORA?

- Pide cita para el centro de salud de tu comunidad: Andalucía · Aragón · Asturias · Canarias · Cantabria · Castilla y León · Castilla La-Mancha · Cataluña · Comunitat Valenciana · Extremadura · Galicia · Illes Balears · La Rioja · Madrid · Murcia · Navarra · País Vasco

Vídeo de la OMS: así funciona el virus de la gripe

Las medidas más eficaces para no coger la gripe (de mayor a menor)

- 1. Lavarse las manos: baja el riesgo de enfermar en un 90%, porque las personas contagiadas llevan el virus en las manos y tocan decenas de objetos en muy poco tiempo. Al tocarlos después nosotros, estaremos contagiados si en algún momento nos tocamos la cara. El virus sobrevive en las manos entre 5-10 minutos, en un pañuelo o en nuestra ropa hasta 12 horas y en una superficie lisa como el acero hasta 48 horas. Hay que lavarse las manos unas diez veces al día y/o utilizar gel desinfectante de manos.
- 2. Vacunarse: baja el riesgo de enfermar en un 70%, porque la vacuna se va cambiando cada año para adaptarse a los virus que con toda probabilidad circularán en la temporada de invierno. La efectividad de la vacuna es alta y es necesaria en los grupos de riesgo para evitar complicaciones. Cada año mueren 15.000 personas en España por complicaciones relacionadas con la gripe.
- 3. Evitar aglomeraciones: baja el riesgo de enfermar en un 50%, porque los virus viven mejor en ambientes cerrados y porque hay más probabilidades de que haya personas con el virus contagiando a otras personas. No es necesario que una persona nos tosa o nos estornude, podemos contagiarse con solo tocar objetos que previamente haya tocado una persona contagiada.
- 4. Limpiar y ventilar la casa: baja el riesgo de enfermar en un 40%, porque una habitación cerrada es un caldo de cultivo ideal para los virus. Hay que ventilar la casa tres veces al día y limpiar, con productos de limpieza habituales, los objetos que más se tocan en casa (manillas, teléfonos, sillas...).
- 5. Evitar ambientes fríos y secos: baja el riesgo de enfermar en un 20%, ya que los virus entran más fácilmente por las fosas nasales frías. El frío y el ambiente seco favorece su reproducción. Hay que mantener la casa con cierto grado de humedad.
- 6. Beber líquido: baja el riesgo de enfermar en un 10-20%, porque los virus se adhieren mejor a las vías respiratorias secas. Beber agua hidrata la mucosa y hace que esta se expulse.
- 7. Hacer ejercicio intenso: baja el riesgo de enfermar en un 10%, ya que una persona deportista es una persona sana con el sistema inmune más fuerte. Además, hacer deporte intenso mejora las condiciones del aparato respiratorio al beber más líquido y expulsar secreciones nasales, lo que hará que el virus no pueda adherirse a nuestras vías respiratorias.
- 8. Vitamina C: baja el riesgo de enfermar en un 1% pero la vitamina C que necesitamos (1 gramo) ya está presente en nuestra alimentación sin necesidad de comer naranjas. Es un mito que tomar zumo de naranja prevenga contra la gripe, ya que el resto de vitamina C la expulsamos por la orina y no sirve de nada.

Las medidas más eficaces para no contagiar la gripe a otras personas

- 1. Permanecer en el hogar: no acudir al trabajo, a la escuela o a lugares concurridos al menos hasta 24 horas después de la desaparición de la fiebre.
- 2. Mantener las distancias: estar a la mayor distancia posible (como mínimo 1 m) de las personas que no presentan síntomas.
- 3. Cubrirse al toser: al toser o estornudar cubrirse bien la boca y la nariz con el codo o con un pañuelo.
- 4. Usar pañuelos desechables: para sonarse los mocos, usar pañuelos de usar y tirar.
- 5. Lavarse las manos: hacerlo a menudo con agua y jabón y siempre después de toser, estornudar y sonarse.
- 6. Renovar el aire: abrir con frecuencia las ventanas del recinto donde se encuentre.
- 7. Desinfectar las superficies: limpiar con productos de limpieza doméstica los objetos que se tocan con frecuencia, como mesillas de noche, superficies de baños, juguetes, teclados, manillas de las puertas... El virus también desaparece con agua a temperatura elevada (70º). No usar la ropa de cama, toallas o los utensilios para comer y platos de una persona enferma.
Contacta con nosotros en contacto@enterat.com:
¿ves algún dato mal?, ¿algo que falte? Envíanos cualquier sugerencia.
© enterat.com. aviso legal · privacidad · cookies